2 mar. 2010

RETORNO DEL HOMBRE A LA NATURALEZA I

Con la aparición del hombre en la Tierra nace el pensamiento y se produce un avance decisivo hacia la reflexión. Mientras su estructura anatómica es el resultado de una larga evolución, el despertar de su inteligencia se produce de una forma brusca. Y a partir de ese momento la vida de la especie humana queda trazada no sólo por el dinamismo del poder de la reflexión, sino también porque, contrariamente a los animales vinculados al medio ambiente, el hombre no puede sobrevivir si no transforma cuanto le rodea y lo adapta a su medida.

Esta cualidad del hombre provoca que comience a construir su propio entorno, desligándose cada vez más de las leyes de la naturaleza que son las que realmente marcan el rumbo del entorno.

Las primeras manifestaciones artísticas del hombre responden a un fin mágico-religioso. Mientras el hombre vive en los espacios existentes de la naturaleza, su arte se desarrolla tanto en paredes, suelos y techos de cuevas y abrigos (Arte Paleolítico Rupestre) como en la realización de manifestaciones artísticas que pueden trasladarse de un lugar a otro (Arte Paleolítico Mueble). En este momento de la historia, el arte del hombre es figurativo, tomando como única fuente de inspiración la Naturaleza.

Si analizamos sus representaciones humanas, destacando sus Venus, todas presentan rasgos comunes, como la ausencia de facciones en la cara, extremidades pequeñas y poco definidas y gran desarrollo de los órganos relacionados con la reproducción. En esta ocasión entendemos también una función práctica, propiciando la fecundidad, ya que existía una creencia que decía que la riqueza de una tribu estaba en el número de sus componentes. Pero esas deformaciones intencionadas van a constituir el punto de atención de este movimiento artístico, donde la Forma se separa de su modelo real para recoger un significado añadido que reconfigura su aspecto. La Venus de Willendorf respeta la ley de la frontalidad aparentemente, pero encontramos señales o irregularidades que nos emocionan y nos hacen pensar en la intención del artista cuando inclina su cabeza para mirar ligeramente hacia el seno mamario derecho, o acentúa sus rasgos sexuales.

Nos interesa la abstracción que hacen en sus pinturas zoomórficas, donde las figuras aparecen en perfil identificándose perfectamente, al menos, a nivel de especie, y la intención o motivo de su representación la podemos asimilar a la necesidad de capturar las piezas para su alimentación. Mediante la línea se traza el contorno, para posteriormente mediante tintas planas llenar su interior. Con apenas dos colores se realizan los dibujos.

El hombre abstrae la forma mínima necesaria para reconocer a una especie y la representa en sección, pues es la visión que mas información les ofrece. La emoción nos llega cuando descubrimos que se apoyan en las formas de las rocas para dotar a las figuras de relieve, en un ejercicio de enorme creatividad, en el que cada figura se singulariza aumentando su poder expresivo.

Las construcciones megalíticas respondieron a funciones sociales y simbólicas, donde el Cromlech de Stonehenge muestra ya una perfecta geometría y orientación, y permitía predecir acontecimientos relacionados con las estaciones, importantes para esta sociedad agrícola. El Dolmen lo empleaban para enterramientos, mientras que los Menhires les servían como punto de referencia para la observación.

Pero el hombre evoluciona y va abandonando los espacios existentes en la Naturaleza para crear los suyos propios. El uso de los materiales del lugar en sus construcciones, le ha llevado a establecer ricos diálogos con el entorno de gran compenetración. La primera civilización en la que nos detendremos será la Egipcia, una civilización regida por la religión, que proporcionaba una justificación de la existencia de una vida y un universo inmutables.

Este arte tiene una preocupación por el sentido de permanencia sobre el paso del tiempo: la inmortalidad de las formas. Ya lucharon por encontrar un canon, un modelo que se adaptara a las exigencias iconográficas de este pueblo, para todo tiempo y lugar.

Las artes representativas son dominadas por la superficie plana, frontalidad y perfil, planta y sección, de ahí la inexistencia de dinamismo, algo que se conjuga muy bien con la idea de permanencia, siendo intemporal. Ya en Egipto, el hombre se convierte en la medida de todo, y en centro del universo, gran diferencia con Mesopotamia. El hombre es el centro de inspiración, pero es un hombre estático, permanente en el tiempo, y que se sobrevalora para quedar por encima de los dioses y sacerdotes reflejando su poder. Desde este movimiento artístico modificaremos esta definición antropocéntrica que se ha venido dando en diferentes periodos de la historia, otorgándole al hombre la posición que pensamos debe ocupar dentro de la Naturaleza.

Pero el gran acierto a la hora de actuar en un paisaje lo determina la construcción de sus pirámides. Su geometría permite que la transición desde la tierra hacia el cielo sea progresiva, estableciéndose un diálogo amable entre la arena del desierto y el mismo cielo. Un solo material es el encargado de crear los volúmenes, una piedra caliza extraída del mismo entorno. Si observamos la Gran Pirámide de Giza, descubrimos que su sección horizontal no forma un cuadrado, sino que tiene forma octogonal, de estrella de cuatro puntas, ya que sus caras se subdividen en dos planos cada una con ligera pendiente hacia el centro. Encontramos en su percepción esa irregularidad intencionada en la acción del hombre que nos aleja de la forma piramidal pura, cargando la Forma de muchos significados en potencia que se irán desvelando con la luz del Sol.

A pesar de la gran intervención humana, el paisaje no solo conserva sus características principales, sino que se ha complementado. La Forma se integra caracterizando el paisaje mientras el paso del tiempo va verificando su perfecta Función dentro de la Naturaleza.

13 comentarios:

  1. En que poco tiempo hemos causado tanto destrozo al planeta.

    ResponderEliminar
  2. El hombre procede de los primates (monos) y éstos mediante una serie de procesos evolutivos diversos (selección natural entre otros) fueron evolucionando hasta llegar al hombre actual pasando por una larga serie de especies de primates y hominoides. La aparición de la inteligencia y de la reflexión es el punto de partida hacia la destrucción del medio ambiente. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Truji le vas a quitar el puesto a Punset!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Despertar de la inteligencia en el hombre??
    Esta fase esta todavía en proceso en el hombre, si fuera inteligente no se comportaria como una máquina programado y adaptado al medio 24 horas al día. Es muy triste a lo que estamos llegando

    ResponderEliminar
  5. Es cierto que estamos atrapados en un sistema que al final, es el que decide tanto la forma de nuestras vidas como la de nuestro entorno. El poder corrompe al hombre que mira por su interés, quedando el medio ambiente únicamente protegido por unas indefinidas leyes que son interpretadas según el color político que gobierne. Pero un movimiento artístico como éste con una función científica, no debe detenerse en temas inmorales, y ha de buscar soluciones a los problemas actuales.

    ResponderEliminar
  6. "el hombre es el lobo del hombre" dice el dicho, y es asi, el ser humano es capaz de las mas bellas creaciones, pero directamente proporcional y en sentido contrario de las mayores atrocidades, conforme avanzamos mas en lo que consideramos bueno para nosotros y lo que nos rodea, irremediablemente lo estropeamos tranformandolo a nuestro antojo, es por ello que si:
    "el hombre no puede sobrevivir si no transforma cuanto le rodea y lo adapta a su medida".
    como bien dices J.Eduardo, de una forma un otra aunque haya personas como tu que son capaces de ver y actuar sobre el mundo que les rodea en un sentido positivo, o como poco; neutral, pienso que hay demasiadas que hacen lo contrario, asique cuando determinas que:
    "A pesar de la gran intervención humana, el paisaje no solo conserva sus características principales, sino que se ha complementado. La Forma se integra caracterizando el paisaje mientras el paso del tiempo va verificando su perfecta Función dentro de la Naturaleza."
    no puedo evitar pensar que aunque la naturaleza se autoregule, y adapte o complemente, el elemento "humano" no deberia adaptarla, sino adaptarse el a ella...creo.

    SBTR

    ResponderEliminar
  7. Desde este experimento artístico, vamos a hacer un recorrido por la historia deteniéndonos en aquellos aspectos que pensamos pueden ajustarse a lo que intuimos en nuestras manifestaciones pictóricas, obteniendo las bases para poder actuar en la naturaleza.

    ResponderEliminar
  8. sinceramente tengo curiosidad por ver como desarrollas este concepto...

    ResponderEliminar
  9. Ojalá la inteligencia le sirva al hombre para ser más respetuoso con el medio ambiente, porque hasta ahora le ha servido para ser más agresivo con ella y por consiguiente con ellos mismos, porque los ataques al medio ambiente , disminuye la calidad de vida de todos, aunque en mucho mayor medida, la de las zonas más pobres, que son las más indefensas ante los fenómenos que se producen derivados de estas mala actuaciones que solo producen beneficios monetarios, si si, si lo pensamos detenidamente, SOLO DINERO.

    ResponderEliminar
  10. Joven, creo que cada día se nos va más la pinza..........

    ResponderEliminar
  11. La verdad hermano, te felicito por la reflexión tan interesante que estás haciendo sobre este tema. Hasta ahora tu reflexión ha sido muy positiva, quizás continúe tu positividad en la Edad Media (grandes catedrales, castillos...) e incluso en la Edad Moderna, pero a ver cómo lo enfocas a partir de la Contemporánea, y espero que no te centres sólo en los grandes arquitectos de la época y que critiques también lo destructivo que es actualmente el hombre con su medio (que también es transformación).Un besico.

    ResponderEliminar
  12. El final de esta serie de artículos que comienzan con este está implícito en el título del mismo, pero para regresar con éxito es necesario recoger de este viaje todo aquello que pensamos llevarnos.

    ResponderEliminar
  13. soy VENTICATORCE oootra vez;
    no me creo que el hecho de que el material con el que se ejecuta una arquitectura sea de la zona, de los alrrededores, haga que la impantación de esa aquitectura en el lugar sea más amable... y mucho menos con unas lineas inclinadas tan rectas, que además rompen la horizontalidad del paisaje...vamos, es mi parecer...

    ResponderEliminar