10 dic. 2010

Málaga.

Comienza una nueva era. El hombre abandona la ciudad para volver a sus orígenes, para retornar a la Naturaleza. A su marcha deja un pasado de barbarie, de tragedias, de errores que han de subsanarse. Parte del trabajo ya ha sido realizado por el medio físico, que con sus acciones ha podido destruir las construcciones mas insostenibles, pero aún quedará un largo proceso para  recuperar el terreno original.

Un nuevo amanecer espera al hombre, que con su experiencia acumulada a través de muchos siglos, está perfectamente preparado para intervenir. Su gran conocimiento del medio le va a dotar de la intuición necesaria para desarrollar un nuevo lenguaje formal, cuyo objetivo principal será el de complementar la Naturaleza para uso y disfrute de todos los seres vivos que habitan el planeta.

Nuestros ejes conectores vibrarán de nuevo al pender de su eje matriz y por fin viviremos constantemente en la armonía que en un pasado se nos negó.