24 nov. 2010

Un viaje en bicicleta.

Llegado este momento, ya no podemos seguir mirando a otro lado esquivando los desastres con los que convivimos y alimentando nuestras máquinas de destrucción natural. El planeta se está quejando y el problema es únicamente nuestro.

Nuestros desechos infectan y contaminan nuestros mares y ríos. Nuestras construcciones devastan bosques y transforman paisajes en artificios insostenibles. Nuestros cuerpos se convierten en inútiles ante cualquier insignificante virus con el que algunas poblaciones “salvajes” se enriquecen y fortalecen. Pero ¿quienes son los salvajes? El hombre, razón y estupidez de todas las cosas, desde Egipto, Grecia y Roma renacentista, luce su antropocentrismo sin mirar a su entorno natural. Pero es necesario entender el medio para actuar en él de manera específica, única, complementándolo para uso y disfrute no sólo del hombre, sino de toda la energía de la que sólo somos una ínfima parte. Y es que nuestras manifestaciones reticulares son el más fiel reflejo de nuestro poco entendimiento del medio.

Un joven de 80 años en bicicleta escalando un monte virgen refleja en su mirada un brillo que nunca comprenderán esos niños de Tokio, niños viejos que probablemente mueran sin hacer vibrar su eje conector con la naturaleza. El ángulo recto ha de terminar. Está influyendo en nuestras conductas, en nuestro subconsciente, nos limita y nos separa de las relaciones verdaderas. La naturaleza trata de erosionarlo pero no es suficiente. ¿Por qué la industria textil estudia el cuerpo y se adapta a él, y nuestras manifestaciones a una escala mayor se desentienden del medio?

Un billete en una cartera, una cartera en un cajón, un cajón en un armario, un armario en una habitación, una habitación en un edificio, y un edificio … 

25 comentarios:

  1. Unos amigos mios han decidido vivir. Necesitan que su cuerpo vibre al entrar en contacto con el eje-naturaleza del que todo pende, de donde procedemos, una raiz olvidada hoy en día. Es cierto, existen hoteles de mas de 5 estrellas. El hombre vuelve a la naturaleza.

    ResponderEliminar
  2. No te quepa la menor duda que es más feliz un niño criado en plena selva amazónica donde se adiestra y disfruta para sobrevivir en un mundo difícil pero más natural, que un niño nacido en el mundo que erróneamente llamamos desarrollado, donde desde pequeños se les inculca la absoluta necesidad de estudiar el guion que le impone esta sociedad capitalista, con la finalidad de hacer de él un ladrillo que forme parte del muro que soporta este horrible sistema, que lo explota convirtiéndolo en esclavo de él, por medio de el consumismo y lo divide en castas sociales, haciéndonos por supuesto mas malas personas, siempre a la defensiva y recelosos del prójimo, llegando frecuentemente a intentar el exterminio de sus semejantes por medio de guerras que solo le traen desgracias, en beneficio de una minoría de indeseables que se cuelgan las medallas.

    ResponderEliminar
  3. Tomando algo por la noche con estos amigos, un perro se quejaba en una terraza. Victoria muy pronto supo lo que sucedía: el perro estaba solo y vivía en 2 metros cuadrados. En el lado opuesto a la terraza, sobre un cielo estrellado, dominaba una luna llena muy luminosa, sobre la que se había formado un halo al reflejar su luz en pequeños cristales de hielo suspendidos en el aire. ¿Que es lo que sucede?

    Este horrible sistema nos convierte a nosotros en sus mascotas, y no nos damos cuenta de "que el hombre no ha nacido para vivir en una caja". (Manuel Navas León).

    ResponderEliminar
  4. [I´m 2014] dónde está el espacio?

    ResponderEliminar
  5. ¿espacio urbano? ¿espacio interior? Aun pensamos que la ciudad es el gran invento de la humanidad. Nos ofrece múltiples relaciones y posibilidades, pero nos aleja de nuestra procedencia, y raras veces vibramos como lo haríamos en la orilla del mar o en la cima de una montaña.

    Frank Lloyd Wright a principios del siglo pasado se adelantó a su tiempo con una arquitectura orgánica que buscaba una relación formal e intelectual con la naturaleza. Sus ideas de ciudad eran inconcebibles sin bosques, sin la existencia de la naturaleza. Antes fue Gaudí, el barroco, la arquitectura gótica, Grecia y las pirámides de Egipto.

    ¿Espacio? Supongo que te refieres para el hombre, para su uso temporal, para cubrir únicamente sus necesidades, para abrigar su antropocentrismo, si, pero no creo que deba manifestarse en el exterior, pues la escala deja de ser humana y ha de establecer relaciones con la naturaleza. Pensemos en una arquitectura específica de un sólo lugar, y que nos permita seguir vibrando y sintiendo nuestra naturaleza.

    ResponderEliminar
  6. 2014

    te refieres a un accidente? arte? (el arte ocurre) interpretación? y por lo tanto subjetiva?

    ResponderEliminar
  7. Nos interesa un arte científico, lo mas alejado posible de subjetividades. Podemos apreciar la belleza de un caballo galopando por el campo pero no sucede lo mismo si intenta nadar en el mar, al contrario de lo que sucedería con un calderón, perfectamente adaptado a su medio. Si pudiéramos parametrizar nuestro medio físico, nos daríamos cuenta que no existen los accidentes, y que a cada efecto le precede una causa.

    ResponderEliminar
  8. Eduardo, eres un genio. !LIBERATE¡

    ResponderEliminar
  9. Es posible que el problema se haya planteado siempre a la inversa de como debería ser, y no hemos sido capaces de aceptar nuestra posición en la Naturaleza. Una gran fuerza centrífuga nos hace proyectar nuestros intereses para transformar todo lo que nos rodea, sin aceptar las reglas del juego o leyes físicas con las que hemos sido formados. Nuestra conciencia es limitada y no está preparada para un entendimiento global, ¿o si?. Si así fuera, tal vez podríamos equilibrar la balanza y desestimar todos aquellos aspectos superfluos que nos ciegan en nuestro corto tránsito por este medio físico.

    ResponderEliminar
  10. A ver Edu hombre no volverá a la naturaleza, es mas es el cáncer de esta, nos creemos el centro de esta y somos los habitantes mas torpes y violentos, cuanto mas desarrollados nos creemos mas torpes y así nos va.

    ResponderEliminar
  11. Somos como pájaros enjaulados si nos sueltan, morimos, nos creemos no sé que, pero al final los mas débiles, por eso actuamos como actuamo, eso si entre nosotros nos matamos, hecho que demuestra mas nuestros temores y complejos.

    ResponderEliminar
  12. Mientras somos niños el espacio nos resulta enorme, inalcanzable, indescifrable. Cualquier espacio puede proporcionarnos numerosas ideas nuevas para transformarlo. Nuestro entorno es inagotable. Pero crecemos y hemos de buscar nuestro lugar en el sistema. Nos formamos para él pero ¿cuantas veces acertamos para desarrollar una labor vocacional?

    El mundo está lleno de individuos frustrados, que no pueden desarrollar lo que realmente aman, y el tránsito por el sistema se reduce exclusivamente a la obtención de capital. Como éste es el principal objetivo, tratamos de engañar al prójimo para conseguir más y más. El novato aprende rápidamente y pronto se convierte en un pirata mas, y usted, un 0.00...0001% de la población mundial tiene que escapar con su chica en bicicleta para poder realizar lo que realmente ama.

    ResponderEliminar
  13. El tránsito por el sistema se debe reducir exclusivamente a la obtención de la la felicidad real, no la codicia. Lo malo que al sistema no conoce la felicidad, solo la ambición.

    ResponderEliminar
  14. I´m 2014

    cuando tengáis algunos dibujicos, maqueticas, diagramas de gestión, cartografías de sociedad, economía, política... quiero decir, cuando hayáis terminao de elucubrar y tengáis producción, entonces me avisáis y ya si eso me paso por la página cuando tenga un ratillo

    hasta luego!

    ResponderEliminar
  15. El dibujo de este artículo tiene mucho que ver con el contenido teórico que se está desarrollando. La continuidad de la curva, su adaptación al medio físico, la mente humana detrás para complementarlo. La rueda de la bicicleta como nexo de unión entre el hombre y la naturaleza, su perfecta armonía con el medio.

    Pero todavía el medio está contaminado.

    ResponderEliminar
  16. Y qué fácil resulta engañarnos. Los medios de comunicación nos forran las retinas de modas innecesarias, pero que el sistema las convierte en imprescindibles. Aquellos que nos discriminan por no ser de su condición deberían de obtener el rechazo total de las masas, pero no resulta así. La gente alaba al poderoso, poderoso que no va a mover ni un dedo por ellos, sino más bien va a seguir siendo poderoso a consta de ellos.

    ResponderEliminar
  17. Y la bicicleta no les interesa. Aunque salvemos la naturaleza con nuestras pedaladas armónicas, el sistema nos pone trampas y dificultades para evitar su propagación. Es cierto, el sistema desea que lleguemos a nuestro trabajo de mal humor después de sufrir la desagradable convivencia motora pero consumista de petroleo. Y es que después de una jornada de sumisión al poder, no nos queda tiempo ni ganas para abofetear al político que se está quedando con nuestro dinero.

    ResponderEliminar
  18. Al poder no le interesa la bicicleta porque no le ingresa dinero, el coche si, no importa que sea uno de los asesinos mas grande de la humanidad, se le llega a ayudar económicamente para que las ventas no caigan.

    ResponderEliminar
  19. Se imaginan que un estado subvencionara un grupo mafioso o terrorista pues el coche mata mas con diferencia que estos y sin embargo es orgullo de naciones.

    ResponderEliminar
  20. Vengo de los Montes. Por suerte, el hombre no ha intervenido prácticamente allí. Tan sólo ha ejecutado unos viales que nos permiten acceder y recorrer este increíble paisaje. En su trazado domina la curva y aunque la longitud del recorrido es mayor que si fuera en linea recta, su adaptación a la topografía es mas exacta y amable con la naturaleza. El único pero es el uso del petróleo como material de ejecución. Tal vez podría haberse usado algún material pétreo entonado con el paisaje que no provocara semejante contraste. Pero en definitiva, la acción del hombre nos permite acceder y disfrutar del paisaje.

    ResponderEliminar
  21. Ahora te pregunto yo, estás de acuerdo con permitir las edificaciones al norte de la autovía, yo no lo estoy creo que es una línea que debemos de respetar, ya sé que ya hay sitios que desgraciadamente se la han saltado, pero nos debemos mentalizar a no pasarla en ningún PGOU, el día que permitan que la especulación con sus golfos ladrilleros pasen esa línea todo estará perdido

    ResponderEliminar
  22. Sigo convencido que el hombre puede construir en cualquier lugar de la naturaleza, pero tiene que complementarla y no destruirla. Hasta la fecha en muy escasas ocasiones se ha conseguido. Podemos citar la capilla de Ronchamp de Le Corbusier, la Casa de la Cascada de Frank Lloyd Wright o incluso sin tener en cuenta su estricta geometría, la Casa Farnsworth de Mies Van Der Rohe.

    Los caminos de los montes son construcciones humanas en un entorno natural único que nos permite recorrerlo, preferiblemente en bicicleta, pues su transparencia no daña el paisaje.

    Se puede complementar la naturaleza, pero primero hay que analizarla y estudiarla, y nunca transformarla.

    ResponderEliminar
  23. Pero Truji tú te crees que el ganado este va a respetar algo, los casos que tu citas no se darán aquí ni en ensueños, aquí irán a especular primero con los terrenos que habrán comprado como rústicos por dos chavos y una vez calificados como construibles empezaran a vendérselos entre ellos, cuando la teta no de mas leche decidirán construir y al final serán los compradores los que paguen el sinvergoncerio de los encorbatados y también lo pagará la ciudad que se quedará sin sus montes para toda la vida.

    ResponderEliminar
  24. Sin duda que hay que establecer unas nuevas bases y condenar los objetivos interesados de los de siempre. Pero imaginemos que este lamentable sistema desaparece y tenemos la oportunidad de intervenir un paisaje como este.

    El coche lamentablemente está condicionando las ciudades. Insertamos retículas donde la recta, lógica para el hombre, invade las topografías naturales transformando paisajes que han sido formados a lo largo de millones de años. Y es que quizá la edificación en altura puede ser una gran solución siempre y cuando existan elementos naturales que establezcan relaciones con su escala, ya que liberaremos mucho suelo y los viales podrán ser alfombras posadas en la naturaleza.

    ResponderEliminar